facebook

Enseñando programación iOS en Facebook

Curso de desarrollo iOS en Facebook

El mes pasado ha sido todo un maratón, sospecho incluso que he batido algún record: 3 semanas seguidas de “Tour”, al mejor estilo de los Rolling Stones. Tres semanas, tres cursos diferentes de desarrollo iOS en tres países y dos continentes.

Cartel que indica 1 Hacker Way, la sede mundial de Facebook

En realidad, había salido para dos semanas, y dos cursos. El primero de ellos en México DF para el Big Nerd Ranch y el segundo en Bogotá para AGBO Training. Sin embargo mientras estaba en México,  recibo la llamada del Big Nerd Ranch confirmando la misión de sustituir nada menos que a Joe Conway en Facebook y tuve que añadir un escala más en mi periplo: Madrid – México – Bogotá – Fort Lauderdale – San Francisco (con un par). El jetlag es para los débiles, señores… 😉

Partí desde Bogotá hacia San Francisco con una corta escala en Fort Lauderdale. Voy en JetBlue, lo cual me hace cierta ilusión por razones históricas. Se trata de una Low Cost que aunque no ofrece comida a bordo (sólo unos “snacks” de pago) sí que tiene los asientos más cómodos que he visto. Mucho mejor que otras empresas “normales”.

Lo interesante de JetBlue en mi caso, es que hace años, yo desarrollé un software (se llamaban así por entonces, nada de Apps, jovenzuelos) para hacer currículos que se vendía fundamentalmente en el mercado norteamericano.

Pues bien, tenía yo como hábito el mirar los lunes la ventas de la semana pasada, y recuerdo un fin de semana en que hubo un accidente tremendo de JetBlue (el único de su historia) en NYC. El lunes por la mañana, compró una licencia… ¡el que era CEO de JetBlue! (no es coña).

Sobrevolando Jamaica de camino a la Florida. Esas nubes que se ven sobre Jamaica, ¿serán nubes o humo de lo que fuman los rastafaris?

Tras unos momentos de desesperación, totalmente evitables ya que un capullo del aeropuerto me envió al terminal que no era, logro embarcar en el siguiente vuelo de JetBlue hacia San Francisco. El piloto estaba apuradísimo para despegar, ya que se preveía muy mal clima de camino a California y nos avisó que el vuelo iba a ser “bumby”. Vaya si fue “bumby” la cosa, más que un avión, parecía una montaña rusa. 😉

Volando hacia el corazón del Silicon Valley

De todas formas, la experiencia con JetBlue ha sido muy buena y pienso repetir. Si además reservas en salida de emergencia, tienes casi tanto espacio como en Business en una aerolínea normal.

En el Silicon Valley

Al llegar al hotel me espera un paquete con material de supervivencia que me había mandado el Big Nerd Ranch desde Atlanta: ¡camisetas!

La única forma de impartir 3 semanas de cursos de desarrollo iOS: que te manden camisetas por correo, porque no hay maleta que aguante esto.

Salí de casa para 2 semanas, y no tenía equipaje para sobrevivir a la tercera semana “on the road”. Gayumbos, pantalones y calcetines, tenía suficientes, pero de camisetas iba fatal. 😉

Hay que decir que Facebook recibe muy bien a sus invitados. El hotel donde me alojaron  estaba en el mismo corazón del Silicon Valley: en Menlo Park, a escasos metros de Palo Alto. Toda la zona de la bahía (Bay Area, que dicen los nativos) está conurbada, es decir, no notas que pasas de un pueblo al otro, es como si fuera todo una misma ciudad. Salvando las distancias astronómicas, es un poco como Alcobendas y San Sebastián de los Reyes. 😉

Sol espléndido, palmeras y secoyas, tecnología y rubias pijísimas: no hay duda, estoy en California.

Siempre que voy al valle, es como un viaje a Tierra Santa para los creyentes: el centro del mundo (de los geeks), un lugar del cual vuelves siempre inspirado y que cambia tu forma de pensar.

A escasos metros de mi hotel estaba el Palo Alto original (la secoya que dio origen al nombre de la ciudad), la Universidad de Stanford, la sede de SRI (empresa que creó Siri), un concesionario de Tesla y un largo etcétera.

Al lado del hotel había un concesionario de Tesla, un coche eléctrico con más aceleración que un Porsche. ¿Alguien quiere uno?

En la “Bay Area” se respira tecnología por doquier y lo que en otros lugares es todavía ciencia ficción allí ya es el día a día. Todo el lugar es un parque temático para geeks. Pronto publicaré un artículo con un recorrido de turismo geek por la zona.

Lunes, empieza el curso en Facebook

Para ir a Facebook había dos opciones: el servicio de limusina del hotel o un taxi. Desgraciadamente la limusina estaba casi siempre pillada por las mañanas, así que tuve que tirar a menudo de taxi. Al final, fue casi lo mejor, porque la taxista y yo terminamos haciéndonos amigos.

Disfrutando del sol a la hora de comer con algunos de los padawans del Big Nerd Ranch en Facebook

Al contrario del sur de California (Los Angeles, Hollywood y Beverly Hills), donde las estrellas de cine son, precisamente, estrellas de cine, en la “Bay Area”, las estrellas de cine son los übergeeks: los CEOs de las empresas de tecnología. Por lo tanto, cuando te subes a un taxi, de lo que te habla el taxista es de que conoce a Bill Gates, Steve Jobs, Sergey Brin, Larry Page y por supuesto, a Mark Zuckerberg. 😉

La taxista que aconsejó a Zuckerberg

Curiosamente, mi taxista conocía a Mark Zuckerberg. Cuando pusieron un despacho en el Silicon Valley, estaban alojados en mi hotel y contrataron un taxi para patearse el centro de Palo Alto. Al parecer la taxista los puso a parir por querer ir en taxi a un sitio tan cercano (yo iba a pie todos los dias).

Paseando por el centro de Palo Alto.

Por si fuera poco, cuando le explicaron lo que hacían, los puso a parir y los llamó “losers” (pringados) por estar copiando MySpace (sic!):

– ¡Con eso no llegareis a ningún lado!

Era muy simpática, pero está claro que visión de negocio no era la suyo…. 😉

El campus de Facebook

El “campus” de facebook está pegado a la bahía, muy cerca del puente “Bay Bridge” que une la península con Fremont. Curiosamente, está en los edificios que fueron en su día de Sun Microsystems.

La sede de Facebook está compuesta por varios edificios que en su conjunto tienen forma de rombo. El espacio interior está ocupado por una calle y una serie de restaurantes y cafeterías, todas ellas gratuitas para los empleados  & invitados.

Más que una serie de edificios, parece un pueblo, con 3.500 personas y una infinidad de servicios (todos ellos gratuitos) como restaurantes, lavanderías, gimnasios, autobuses, yoga

¡Ya puedo andar suelto por Facebook!

Una vez que ya tenía mi acreditación y podía moverme libremente, me fui a la sala asignada a preparar todo para el curso y esperar los alumnos.

Se empezaba relativamente tarde para USA, a esos de las 10. Como llegué con mucho adelanto, me dediqué a pasear un poco por la sede y ver la gente que crea uno de los productos más universalmente usados y conocidos del siglo XXI. No puedo mostrar fotos, ya que no estaba permitido sacar fotos de la gente trabajando (para no registrar las pantallas).

En general el ambiente es muy informal, con grandes salas abiertas llenas de mesas y ordenadores. Las paredes parecen en su mayoría prefabricadas (tipo pladur) y los empleados pueden decorarlas como quieran:

Una “pintada” de Yoda en facebook. Parece que tengo un alma gemela en esa empresa. ;-D

Por todas partes hay carteles con “máximas” que ilustran el espíritu de la empresa:

Gran verdad, Don Mark, gran verdad.

El ambiente de trabajo en Facebook

Facebook es en estos momentos tal vez sea la mejor expresión de la cultura empresarial del valle. Los empleados disponen de todo tipo de servicios gratuitos en la empresa. Lo más llamativo, es la cantidad y variedad de comida que hay. A cada pocos metros te encuentras con zonas de “repostaje”:

Imposible no engordar en Facebook

Tanto es así que les pregunté a los alumnos si no engordaban con tanta comida gratis a su alrededor.

– Si, pero también tenemos gimnasio gratis.

Además, hay una gran cantidad de comedores y restaurantes, con menús que varían todos los días. El ambiente es muy cosmopolita, con empleados de los 4 rincones del mundo, y los menús lo reflejan: un día toca comida vietnamita, otro india, etc…

La mayoría de los empleados desayuna, come y cena en Facebook. Los que no cenan, se llevan el “tuper” para casa. Yo pronto empecé a hacer lo mismo, ya que el desayuno era mucho mejor que el del hotel.

De camino al comedor para desayunar en Facebook

Por supuesto, todo esto tiene como consecuencia que a menudo muchos terminan haciendo casi toda su vida en el trabajo, pero eso también es parte de la cultura del Silicon Valley: se paga bien, pero se echan muchísimas horas.

 

En Facebook se trabaja un huevo, hasta en la hora de mear: El Weekly Push es una “revista” semanal que se publica en el lugar más insospechado.

Cómo se trabaja en Facebook

Este ha sido un viaje que ha abierto mucho los ojos, por ejemplo, me quedé sorprendido de las virguerías que hacen allí con PHP. De hecho, han creado una versión específica de PHP a la que llaman xhp  y que me estuvieron mostrando. De hecho, es de código abierto y os la podéis bajar de GitHub.

Por si fuera poco, el código PHP se compila a C++ y posteriormente a código máquina. La toolchain que usan es bastante interesante y está claro que han dedicado mucho tiempo a optimizar todo el proceso. También hay un área en la que usan Ocaml (eso ya me gustó más), pero la mayoría del desarrollo es en hhp y C++.

TDD: Twitter Driven Development en Facebook

Una cosa que me pareció graciosísimo es el “crowdsourcing” aplicado a los tests de funcionalidad. Además de las baterías de tests que aplican antes de sacar una nueva versión, tienen un montón de alertas que avisan cuando hay un pico de referencias a Facebook en twitter: más de un fallo que se les había escapado fue detectado por los usuarios, y al ver el aumento del tráfico que hablaba de Facebook lo identificaron y subsanaron. 😉

Facebook is a Mobile Company

Hace un año, cuando en el Big Nerd Ranch me dijeron que un cliente de China quería formar a 5000 desarrolladores, me partí de la risa porque parecía un chiste.

Hoy ya no parece un chiste, ya que Facebook está formando a unos 1500 desarrolladores “mobile”. Incluso aquellos que no van a trabajar en la App, deben de tener al menos una idea de por donde van los tiros.

 

Facebook: the Hacker Company

Como muy bien ha dicho Mark Zuckerberg, Facebook es hoy una empresa “mobile”: la mayoría de los accesos ya son desde terminales móviles y la competencia le está llegando desde Apps como Whatsapp, que son cada vez más usadas por los adolescentes ( y otros tantos no tan jóvenes)  para chatear en vez de entrar en Facebook a hacerlo.

Facebook parece que ha visto muy claro por donde van el futuro (¿presente?) y está haciendo una apuesta muy fuerte por las tecnologías móviles y las Apps nativas. Mi curso terminaba un viernes, y el lunes empezaba otro (también del Big Nerd Ranch) de Android.

Por si fuera poco, y para evitar el “anquilosamiento” de una empresa tan grande, en muchos casos las startups compradas mantienen su equipo propio, como es el caso de Instagram. Por todo el campus se veía gente con camisetas de Facebook, pero también de Instagram, que se mantiene como una división a parte y no “asimilada” (en el sentido Borg de la palabra).

De esta forma, se mantiene la frescura y la agilidad de una startup, lo que Zuckerberg denomina “hacker way”.

En resumidas cuentas, creo que las cosas pintan bastante bien para los desarrolladores de iOS y Android: cada vez más el mundo es “mobile”. Zuckerberg dixit.

 

 

 

 

 

 

Acerca de Fernando Rodriguez

Fundador & Editor Jefe de CocoaMental, Fernando Rodríguez (@frr149 & Linkedin) es desarrollador & un experto en la enseñanza de máxima calidad en programación y desarrollo para dispositivos iOS, Cocoa Touch, Objective C, Swift, Python, entre otros, aunque su mejor carta de presentación, es la opinión de sus alumnos: http://keepcoding.io/es/testimonio/ CLO en KeepCoding & Arunovo. Instructor de iOS Avanzado del Big Nerd Ranch. Profesor Asociado de la U-tad, autor invitado de revistas como iPhoneWorld, Applesfera.com & ponente habitual en conferencias dentro y fuera de España (iOSDevUK, CodeMotion, BCNDevCon, etc). En sus vidas anteriores fue un nerd de Python y Django, mago de Smalltalk, y para su pesar, galeote de C++ y un gran cocinero.

Share this: